¿Cómo la falta de sueño afecta tu desempeño laboral?

Viernes, 18 Agosto 2017 - 7:30pm

Una parte importante para el bienestar y resguardo de nuestra salud, que muchas veces pasamos por alto, es el descanso nocturno. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, un adulto debe dormir en promedio entre 7 y 8 horas para mantener un óptimo estado físico, emocional y mental.

En la actualidad, los problemas del sueño son cada vez más frecuentes. Según la Asociación Mundial de Medicina del Sueño, para el año 2016 estos ya eran considerados una epidemia global que amenazaba la salud y la calidad de vida de más del 45% de la población mundial.

El descanso nocturno es fundamental y necesario en numerosas funciones fisiológicas y psicológicas del cuerpo humano, entre ellas destacan la reparación de los tejidos, el crecimiento y la consolidación de la memoria y el aprendizaje; de ahí que al no cumplir con las horas necesarias de sueño se afectan y alteran muchos procesos del organismo, perjudicando así nuestra salud.

Ahora bien, ¿puede la falta de sueño afectarte en el trabajo? Por supuesto que sí, el sueño es muy importante porque incluso influye en procesos emocionales y mentales; el cuerpo humano puede soportar la sed y el hambre más que la falta de sueño, que condiciona al individuo el resto de su vida.

A continuación, mencionamos algunos de los efectos negativos que puede producir la falta de sueño y afectar tu desempeño laboral:

  • Mayor probabilidad de sufrir un accidente laboral: De acuerdo con la Asociación Mundial de Medicina del Sueño, dormir menos de seis horas triplica la probabilidad de tener un accidente laboral y entorpece al individuo porque afecta la coordinación ocular y motora.
  • Afecta la concentración: La falta de sueño afecta la concentración y reduce la capacidad de memorizar información. El cerebro al estar cansando por la vigilia y no recibir el descanso que necesita para la reparación nocturna, no elimina lo innecesario y por tanto no está preparado para recibir información nueva.
  • Produce depresión y trastornos psicológicos: Ante la falta de sueño, el cerebro se vuelve incapaz de contextualizar los problemas cotidianos, ello afecta las respuestas emocionales de este y entorpe su habilidad para hacer frente al estrés. Igualmente, la falta de sueño altera la parte de nuestro cerebro encargada del razonamiento lógico y puede producir alucinaciones, ataques de ansiedad y delirios de persecución.
  • Te vuelve más irascible: No dormir lo necesario produce irritación, lo que puede traducirse en reacciones más descontroladas e inadecuadas. Estas respuestas, ya sea que atiendas al público o incluso dentro de tu equipo de trabajo, deterioran relaciones y generan incomodidad.
  • Deteriora tu aspecto físico: Si nuestro cuerpo no está bien por dentro, por fuera se nota. La falta de sueño envejece la piel, enrojece los ojos, hace que los individuos tiendan a encorvarse o tener mala postura; en términos generales, daña nuestro aspecto físico y la buena presentación es fundamental en el ámbito profesional.

Dale a tu cuerpo su merecido descanso y cuida tu salud para que te sientas y vivas mejor, así podrás sobresalir en tu entorno laboral.

Fuentes: BBC Mundo y El Espectador Colombia