Lumbalgia: ¿qué la causa y cómo prevenirla?

Jueves, 10 Agosto 2017 - 8:25am

La lumbalgia, también conocida como lumbago, es una de las afecciones más comunes de la columna caracterizada por un molesto e incómodo dolor que se sitúa en la espalda baja y cuyos síntomas más claros son dolor e inflamación.

Esta enfermedad puede ser provocada por muchos factores como traumatismos, alteraciones mecánicas, viscerales y vertebrales de la columna, inestabilidad, levantamiento de objetos muy pesados, mala postura, permanecer muchas horas sentado o de pie, estrés e incluso mala alimentación.

Algunos de los síntomas de la lumbalgia son: dificultad para moverse, caminar o estar de pie; espasmos musculares; dolores que descienden por la pierna debajo de la rodilla; área localizada dolorosa con la palpación; pérdida de control de los esfínteres; en algunos casos fiebre, náuseas, vómitos, dolor abdominal, debilidad y sudoración; entumecimiento de la pierna, el pie, la ingle o el área rectal y más preocupante aún que el dolor no mejore después de 2 a 3 semanas.

¿Cómo se trata un lumbago?

Aunque es imperativo acudir al médico al sentir este tipo de molestias, estas son algunas de las medidas básicas para tratar la lumbalgia:

  1. CERO actividad física por un par de días, esto ayudará a aliviar los síntomas más dolorosos y a reducir la inflamación existente en la zona.
  2. Aunque reduzcas la actividad física, no es recomendable mantener reposo en cama. Lo más aconsejable es permanecer activos, reduciendo solo la actividad durante los primeros dos días.
  3. Aplícate hielo y calor, utiliza hielo durante las primeras 48 a 72 horas, y luego utilizar calor, por ejemplo, con una manta eléctrica, bolsas térmicas que se enfrían en el refrigerador o calientan en el microondas o con una toalla caliente.
  4. Siempre con la supervisión de tu médico puedes tomar algunos analgésicos como el ibuprofeno o el paracetamol para aliviar el dolor.

Ahora bien, ¿cómo prevenir y evitar sufrir este padecimiento? A continuación, te damos algunos consejos:

  1. Si vas a estar sentado durante mucho tiempo, coloca tus pies sobre un banquito
  2. Si en vez de estar sentado, debes estar parado durante períodos prolongados, descansa un pie en un banco bajo para aliviar la presión en la parte baja de la espalda. Cada 5 a 15 minutos, cambia el pie que descansas sobre el banco.
  3. Mantén una buena postura, ten las orejas, los hombros y la cadera en línea recta, con la cabeza erguida y el estómago metido hacia adentro.
  4. Si duermes de espaldas, coloca almohadas debajo de las rodillas y una almohada pequeña debajo de la parte baja de la espalda, o duerme de lado con las rodillas flexionadas y una almohada entre ellas.
  5. Si debes levantar peso, mantén el objeto cerca de tu cuerpo.
  6. Pierde peso en caso de obesidad.
  7. No permanezcas mucho tiempo sentado o de pie. Procura realizar cada dos horas ejercicios de estiramiento de la musculatura lumbar.
  8. Usa zapatos confortables con poco tacón.
  9. Ajusta la mesa de trabajo a una altura adecuada a tu estatura.
  10. Usa sillas que apoyen la parte baja de la espalda y puedas reclinarte.

Sigue estas sencillas recomendaciones y empieza a cuidar de tu columna. No olvides que para este tipo de afecciones ocupacionales puedes realizarte un examen osteomioarticular.

Fuentes: Sphine-health y Natursan