¿Qué es una evaluación de riesgos ocupacionales?

Jueves, 5 Diciembre 2019 - 4:30pm

La evaluación de riesgos ocupacionales es un proceso que persigue identificar y localizar los posibles riesgos para la seguridad y salud de los trabajadores, realizar una valoración de estos y priorizar su corrección. Se entiende por riesgo la probabilidad de que se produzca un suceso o exposición peligrosa y la severidad del daño o deterioro de la salud que pueda causar.

La evaluación de los riesgos ocupacionales analiza los riesgos asociados a las tareas desarrolladas por los trabajadores y a las instalaciones y equipos utilizados por los mismos, así como los posibles incumplimientos de la normativa legal o técnica de referencia.

Los métodos más sencillos valoran los riesgos en función de sus consecuencias y la probabilidad de que se materialicen. Basándose en este criterio general se han propuesto distintas metodologías que, generalmente, dividen las consecuencias y la probabilidad en tres o más niveles. Una vez definidos estos niveles se utiliza una matriz que los relaciona para determinar la magnitud del riesgo.

El proceso de evaluación de riesgos se compone de dos etapas

Análisis del riesgo mediante el cual se identifica el peligro. Se estima el riesgo, valorando conjuntamente la probabilidad y las consecuencias si se materializa el peligro. El Análisis del riesgo proporcionará una unidad de medida del riesgo.

Y la valoración del riesgo con el valor del riesgo obtenido y comparándolo con el valor del riesgo tolerable, se emite un juicio sobre la tolerabilidad del riesgo en cuestión:

  • No existe riesgo. No es necesaria ninguna medida concreta.
  • Riesgo no tolerable, hay que Eliminar o Controlar el riesgo. Son necesarias medidas concretas para dicho riesgo.

Criterios para realizar la evaluación de riesgos

En cuanto a los criterios a considerar para la a evaluación de riesgos, tome en cuenta que esta tarea que debe ser llevada a cabo por personas que tengan la formación legalmente requerida y que sean trabajadores designados por la dirección de la empresa o formen parte de un servicio de prevención propio o tercerizado. Esta actividad debe realizarse con la participación del personal expuesto a los riesgos con la finalidad de recoger su opinión y poder contrastar con lo observado.

Además, la norma establece que la evaluación inicial debe ser revisada ante cualquiera de las siguientes circunstancias:

  • Al introducir algún cambio en las condiciones de trabajo, tanto en la organización como en nuevas tecnologías, productos, equipos, entre otros.
  • Cuando se produzcan daños en la salud de los trabajadores o se aprecie que las medidas de prevención son inadecuadas o insuficientes.

Se tendrán en cuenta siempre en la evaluación de riesgos aquellos que puedan afectar a trabajadores especialmente sensibles como son los menores, las mujeres embarazadas y los minusválidos.

Periódicamente (cada 2 o 3 años) es recomendable que se revise y actualice la evaluación de riesgos inicial.

La evaluación de riesgos ocupacionales tiene valor cuando va asociada a la planificación preventiva y se convierte en un elemento de gestión ante los riesgos identificados o que puedan surgir ante posibles cambios. Todo esto en aras de proteger a quienes hacen vida en la organización.

Fuentes

Manual de Evaluación de Riesgos Laborales – Prevencionar

Manual de Salud Ocupacional – Dirección General de Salud Ambiental (DIGESA)

Manual para la identificación y evaluación de riesgos laborales – Universidad San Martín de Porres.