Recomendaciones para reincorporarte al trabajo luego de una cirugía

Jueves, 5 Abril 2018 - 8:40pm

Después de una operación, y dependiendo por supuesto del grado de complejidad que esta tenga, las personas suelen sentir efectos secundarios como ser dolor, hinchazón, retención de líquidos, inflamación y las incomodidades propias de una experiencia postoperatoria.

También puede haber complicaciones como infecciones, sangrado excesivo, reacción a la anestesia o una lesión accidental. Ciertas personas corren más riesgo de complicaciones porque tienen otras condiciones médicas.

Ante esta realidad es importante, en primer lugar, cumplir con el reposo indicado por el médico tratante, pero además apoyarte en programas de rehabilitación faciliten la recuperación y prevengan el desarrollo de complicaciones.

Entre algunas recomendaciones para acelerar el proceso de recuperación están: hacer ejercicios de respiración, tratar de reducir el estrés, llevar una dieta equilibrada, no fumar, consumir lo medicamentos indicados por tu médico y hacer actividad física –siempre que sea posible.

¿Cómo debes reincorporarte al trabajo?

Posterior al tiempo de rehabilitación o postoperatorio y al momento de reincorporarte a tus actividades cotidianas, como por ejemplo al regresar al trabajo es importante que tomes en cuenta que debes adecuarte a tu rutina laboral de forma paulatina si esperas que tu cuerpo no recienta el esfuerzo.

Al volver al trabajo, ten presente que no debes hacer mayores esfuerzos físicos, por lo tanto, levantar objetos pesados no es una opción. De igual manera, evitar permanecer mucho tiempo de pie, o caminar en exceso.

Al retomar las actividades laborales, también estás retomando los horarios, la gestión de actividades y la necesidad de trabajar con el equipo; no te estreses innecesariamente. Tómalo con calma y empieza a nuevamente recuperar esa rutina, date un tiempo prudencial para asumir todas las responsabilidades previas a la cirugía.

Si tu trabajo requiere que conduzcas algún vehículo, es importante que tengas el control de todos tus músculos. Reconoce tus límites y no te sobre esfuerces, tu salud física está en recuperación, no hay razón para que te desmotives.

Junto a estas sencillas recomendaciones, con el apoyo de la organización y el de tu equipo podrás volver a tus actividades laborales sin afectar tu salud. Si quieres aprender más acerca de Salud Ocupacional y Salud General no olvides visitar nuestro blog.

Fuentes: Sage Advice, National Kidney Fundation, Malo Health and Wellness y Elsevier