¿Por qué las organizaciones deben implementar un programa de vacunación?

Martes, 29 Mayo 2018 - 7:26pm

Desde el punto de vista de la Salud Pública es importante vigilar y promocionar la inmunización de la población adulta; desde las organizaciones es aún más significativo para proteger a sus colaboradores. Para esto es necesario tener en cuenta las características de las actividades que desempeñan los empleados y los riesgos biológicos a los que estos podrían estar expuestos durante la realización de sus labores.

La vacunación de los trabajadores en las empresas responde no solo a un interés sanitario, sino también a una justificación social y económica. Desde la perspectiva de la salud ocupacional, es necesario facilitar la prevención de determinadas enfermedades a las que pueden estar expuestos los trabajadores a partir de la promoción de programas de vacunación.

Las enfermedades infecciosas adquiridas en el trabajo pueden considerarse enfermedades profesionales y/o accidentes laborales, de ahí que es responsabilidad de la empresa incluir un programa de vacunación ante el riesgo biológico al que puedan estar expuestos sus trabajadores.

¿Qué persigue un programa de vacunación?

  • Proteger a los trabajadores del riesgo de padecer enfermedades transmisibles.
  • Evitar que los trabajadores sean fuentes de contagio de enfermedades transmisibles para otros trabajadores.
  • Prevenir enfermedades infecciosas en trabajadores que estén inmunocomprometidos o padezcan patologías crónicas.
  • Evitar absentismo por bajas laborales como consecuencia de enfermedades adquiridas por trabajadores en el desempeño de sus funciones.
  • Evitar muertes que se produzcan como consecuencia de enfermedades infecciosas.
  • Evitar enfermedades infecciosas que puedan evolucionar a la cronicidad.

¿Cuáles vacunas deberían aplicarse?

De acuerdo con las características de la actividad laboral desempeñada se deben aplicar una serie de vacunas, no obstante, en general todos los trabajadores deberían ser vacunados contra la gripe y tétano.

La primera evita las constantes ausencias laborales y deberían ser prioridad aquellos trabajadores con compromisos respiratorios. Con respecto al tétano, es importante sobre todo en trabajadores manuales donde se producen heridas y, en general, cualquier lesión por pequeña que esta sea.

A continuación especificamos las vacunas que deberían aplicarse a los trabajadores de acuerdo con la actividad que estos desempeñan para prevenir y evitar un riesgo ocupacional:

  • Trabajadores de la salud: Tétano, Influenza, Hepatitis A y B, Meningococo.
  • Trabajadores que manipulan alimentos: Tétano, Influenza, Hepatitis A.
  • Trabajadores de empresas de servicios (aseo, recolección de basura y desechos, funerarias, bancos…): Tétano, Influenza, Hepatitis B.
  • Trabajadores con enfermedades de base (asma, diabetes, enfermedad cardiovascular, renal, hepática, enfermedades hematológicas y aquellas que afectan el sistema inmune): Tétano, Influenza, Hepatitis A y B, Neumococo 23, Meningococo.

Un trabajador saludable se traduce en una organización saludable y productiva, empieza a implementar programas de vacunación para que tu equipo de trabajo se mantenga alejado de enfermedades que comprometan su calidad de vida.

Fuentes: Unicef Perú, Cruz Roja Bolívar y Extremadura Salud