¿Qué es el examen de KOH y cuál es su propósito?

Lunes, 30 Diciembre 2019 - 12:55pm

El examen con hidróxido de potasio (KOH) es una prueba y cultivo cutáneo directo en piel o uñas para lesiones de la piel, en otras palabras, es una simple prueba cutánea para saber si el causante de una infección es un hongo. KOH son las siglas de: potasio (K), oxígeno (O) e hidrógeno (H). Estos elementos componen el hidróxido de potasio.

Los médicos utilizan la prueba de KOH (o preparación de KOH) para averiguar si el individuo tiene una infección por hongos. Este tipo de infección puede suceder en varias partes del cuerpo como en la piel, las uñas o la boca.

Generalmente, esta prueba es parte de los exámenes médicos ocupacionales que se les aplican a las personas cuyo trabajo consiste en manipular alimentos, es decir, que trabajadores que tienen contacto directo con los alimentos durante su preparación, fabricación, transformación, elaboración, envasado, almacenamiento, transporte, distribución, venta, suministro y servicio.

Existe una variedad de enfermedades causadas directamente por envenenamiento alimentario; generalmente por virus, toxinas, parásitos y bacterias que se alojan en los alimentos.

Ante lo delicado de trabajar con alimentos, y la facilidad para propagar enfermedades a través de estos; resulta imprescindible velar que la salud e higiene de los colaboradores que manipulan los alimentos sea óptima. Por esta razón se incluye la prueba de KOH entre los exámenes médicos ocupacionales.

¿En qué consiste un KOH de uñas?

En este examen se realiza un raspado utilizando lanceta o bisturí romo del extremo distal al proximal de todas las uñas para obtener la mayor cantidad de escamas y aumentar la posibilidad de detectar el hongo. El material recolectado se deposita directamente en balas plásticas previamente rotuladas y perfectamente selladas con el fin de mantenerlo seco y libre de contaminación para ser transportado a la unidad de procesamiento.

La muestra recolectada se coloca sobre una lámina portaobjetos y se adiciona una gota de hidróxido de potasio al 10%, se cubre con una laminilla y se incuba durante 15 minutos con el fin de permitir la digestión del material.

El hidróxido destruye todas las células no micóticas haciendo visible cualquier hongo presente al momento de la visualización al microscopio. Se puede observar la presencia de hifas septadas (dermatofitos), formas levaduriformes o pseudohifas (Cándida) que son suficientes para confirmar el diagnóstico.

Todo manipulador de alimentos debe poner en práctica rigurosas medidas de higiene para no contaminar los alimentos ni enfermar a los consumidores. La salud de los consumidores está en las manos de estos colaboradores.

Fuentes

Infecciones fúngicas superficiales – Universidad de Valencia

Exámenes directos para hongos (KOH) cultivo – Laboratorio Médico Echavarría

Diagnóstico microscópico de las micosis - Guía Práctica de Identificación y Diagnóstico en Micología Clínica