¿Qué puestos de trabajo te hacen más propenso al cáncer laboral?

Lunes, 9 Septiembre 2019 - 11:47am

El cáncer laboral es provocado por la continua exposición a cancerígenos en el trabajo y aparece generalmente de una forma tardía posterior a la exposición, y este lapso en el que no se presentan síntomas del padecimiento se conoce como “periodo de latencia”.

La exposición a agentes cancerígenos es más frecuente en trabajadores que desempeñan tareas de producción, mantenimiento y reparación en las industrias, trabajadores de la construcción, limpieza y gestión de residuos.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), 90% de los cánceres humanos son de origen químico, y de ellos 60-90% de origen ambiental. A su vez, los cancerígenos ambientales suelen tener un origen industrial (directa o indirectamente). Asimismo, la OMS determinó que para el año 2012 hubo 8,2 millones de muertes por cáncer, siendo el 19% atribuible al medio ambiente, incluido el entorno laboral.

Origen del cáncer laboral

Ahora bien ¿cómo se origina el cáncer profesional? Existen varias vías de entrada de cancerígenos en el organismo:

  • Por inhalación: es la principal vía de entrada puesto que junto al aire van otros productos y/o sustancias como gases, vapores, polvos, humos etc.
  • Por ingestión: al ingerir preparados y/o sustancias junto a líquidos y alimentos.
  • Por contacto directo con la piel (vía dérmica): debido al contacto con las sustancias o preparados y o exposición a radiaciones.

Según datos de la a Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC por sus siglas en inglés) existen más de 40 agentes causantes de cáncer. Dependiendo de una alta concentración y extensa exposición del trabajador, este estará más susceptible al desarrollo de esta enfermedad.

Entre los agentes cancerígenos más comunes se encuentran: arsénico (asociado al cáncer pulmonar, vesical, hepático y piel); el asbesto y amianto (mesotelioma pleural); el benceno (leucemia); el formaldehído (cáncer etmoidal y de senos paranasales); el sílice, cromo y níquel (cáncer pulmonar); las radiaciones ultravioletas, el petróleo y derivados (cáncer de piel); la bencidina, naftalamina y aminodifenil (cáncer de vejiga); y el cloruro de vinilo (cáncer de hígado).

Entre los procesos industriales y labores específicas relacionadas con estos elementos de riesgo, están la industria y manufactura (calzado, plásticos, radiación, agentes químicos diversos); las imprentas (uso de anilinas); minería (fundición y refinería); y lavasecos (percloroetileno). Igualmente, aquellos que trabajan al aire libre expuestos a radiaciones ionizantes y rayos ultravioleta, en particular los solares, son más propensos a contraer cáncer de piel, como el carcinoma basocelular.

¿Cómo prevenir el cáncer laboral?

La principal medida preventiva para reducir el número de personas afectadas con esta enfermedad es evitar o minimizar la exposición a agentes probadamente cancerígenos. Esto puede conseguirse:

  • Prohibiendo la fabricación, manipulación y uso de algunas sustancias cancerígenas.
  • Sustituyendo el cancerígeno por otra sustancia con menor riesgo (por ejemplo, eliminación del amianto de frenos y embragues por otro tipo de materiales resistentes a la fricción).
  • Utilizando circuitos cerrados de trabajo.
  • Aislando al trabajador cuando no se pueda aislar el proceso.
  • Utilizando ropa y equipos de protección que reduzca la exposición.

Las organizaciones, conjuntamente con sus trabajadores, deben preocuparse por garantizar un ambiente saludable para todos y esto empieza entendiendo los riegos ocupacionales de nuestro trabajo y cómo este puede impactar en nuestra salud.

Fuentes

Kogevinas, M., Rodríguez Suárez, M., & Adonina Tardón, S. (2005). Cáncer laboral en España. Valencia: Instituto Sindical de Trabajo, Ambiente y Salud (ISTAS).

Martínez-López, E., & Saldarriaga-Franco, J. (2008). Inactividad física y ausentismo en el ámbito laboral. Revista de salud pública, 10, 227-238.

Ruiz-Frutos, C., García, A. M., Delclós, J., & Benavides, F. G. (2007). Salud laboral: conceptos y técnicas para la prevención de riesgos laborales.

OMS Estadística sobra el Cáncer Serie de Informes Técnicos 632. Ginebra, OMS, 1979