¿Trabajar más de ocho horas al día puede afectar tu salud?

Lunes, 7 Octubre 2019 - 6:03pm

La respuesta es: definitivamente sí. Ahora bien, ¿cómo una jornada laboral de más de ocho horas puede perjudicar tu salud? De acuerdo con múltiples investigaciones, las organizaciones cuyos miembros trabajan más de 40 horas semanales suelen tener índices de ausentismo y baja productividad más elevados.

De acuerdo con el estudio realizado por la Unión Europea, denominado Euroíndice Laboral IESE-ADECCO (EIL), ya para el 2007 se reconocía que aquellos países en los que las jornadas laborales fuesen más cortas, sus trabajadores no solo eran más productivos, sino que además gozaban de mejor salud física, emocional y por supuesto laboral.

En esta investigación destacan Holanda, Alemania y Bélgica como los países más productivos de Europa en contraste con España e Italia como los menos. Estos países tienen en común que los tres primeros poseen jornadas laborales más cortas, en tanto que, por ejemplo, los españoles trabajan casi una hora más a la semana que el resto de los europeos.

¿Cómo afecta tu salud trabajar más de 8 horas?

Desde el punto de vista individual, trabajar más de ocho horas diarias incide en la salud física y emocional del trabajador; exponiéndolo a un mayor riesgo de depresión, estrés laboral, ansiedad y ausencia de descanso. Físicamente, también se encuentran más propensos a desarrollar enfermedades cardiovasculares, obesidad, problemas cerebrales, insomnio y problemas musculares.

Los trabajadores que laboran en promedio 10 horas diarias tienen hasta un 60% más de probabilidades de sufrir problemas cardíacos, como el incremento de la presión, ataques al corazón e incluso la muerte. Otra complicación de trabajar más de 40 horas semanales está asociada con un incremento en adicciones al alcohol y al tabaco.

Insomnio y su relación con las largas jornadas de trabajo

El insomnio es uno de los problemas más frecuentes entre las personas que sufren largas jornadas de trabajo. Esta deficiencia del descanso repercute, a largo y mediano plazo, en otros aspectos como la productividad o la salud de nuestra memoria.

El exceso de cortisol, hormona relacionada con el estrés, daña zonas del cerebro relacionadas con la memoria y el aprendizaje, afectando la capacidad de recordar, adquirir nuevos recuerdos y elevando el riesgo de demencia

Largas jornadas y problemas musculares

La realización de trabajos mecánicos o repetitivos puede derivar en problemas musculares si se realizan con demasiada frecuencia, como daño de las articulaciones y cartílagos; en el peor de los casos desarrollar enfermedades como osteoartritis.

De la misma forma, pasar horas en una postura estática (como la silla de la oficina) puede derivar en problemas musculares y circulatorios. De ahí que los expertos insistan en la realización de breves descansos o pausas activas a lo largo de la jornada laboral.

Empleador o empleado, es importante que entiendas que no es proporcional las horas de trabajo con la productividad, incluso estudios demuestran que es todo lo contrario. De ser posible intenta ajustar tu jornada laboral a ocho horas diarias, dale a tu cuerpo el descanso que necesita y verás como obtendrás más y mejores resultados.

Fuentes

Montalvo, J. F., & Piñol, E. (2000). Horario laboral y salud: consecuencias psicológicas de los turnos de trabajo. Revista de psicopatología y psicología clínica, 5(3), 207-222.

Riquelme, V. (1999). El tiempo de trabajo. Temas Laborales, 11.

El riesgo de trabajar mucho – El Mundo España.

Parra, M. (2003). Conceptos básicos en salud laboral. Santiago de Chile: Oficina Internacional del Trabajo, OIT.

Pontificia Universidad Javeriana – Bogotá – Colombia.